Image default
EXPLORA

Los 5 mayores fracasos de armas de guerra rusas

El iceberg del éxito

Rusos o estadounidenses, comunistas o capitalistas… hay una regla de índole universal… La innovación precisa de un trayecto cargado de fracasos. A veces más grandes, a veces menos, a veces mas abundantes, a veces no tanto, pero es una componente universal en el camino a la excelencia que es la innovación. La innovación es el producto de muchos intentos. Solemos vislumbrar únicamente los éxitos invisibilizando la parte más hastía, punzante, intensa y extensa del camino, la cara del millón de cicatrices. Y esto aplica en todos los niveles.

En esta trepidante oportunidad haremos un repaso histórico por las grandes armas de guerra rusas que nacieron en el colchón de los sueños y respirando la gloria y acabaron por ser grandes decepciones. O si se quiere ver con optimismo, grandes enseñanzas.

5 – El submarino nuclear de ataque K-222 o Clase Papa

Apodado originalmente como K-162 y rebautizado en 1978 como K-222 pero más conocido en occidente con su denominación de la OTAN de «Clase Papa». Este submarino fue único en su especie. El ambicioso hijo único del Proyecto 661 Anchar. Y como tal se le mimó y creció en el astillero SEVMASH en Severodvinsk con unas especificaciones únicas. Que lo transformaron en el submarino más rápido del mundo en su época, entre otros récords.

Submarino nuclear de ataque soviético K-222 o Clase Papa

Pero las mismas cualidades que lo hacían sobresalir supusieron un arma de doble filo que acabaron con su prestigio y sus dotes. El casco estaba compuesto del revolucionario, ligero, resistente pero carísimo titanio. Hecho que lo hizo ganarse un sobrenombre mas, el de Pez Dorado.

El submarino Clase Papa estaba condenado de nacimiento a ser una gran innovación. Pues escrito estaba en las políticas de la creación que no debían reciclarse soluciones técnicas usadas con anterioridad. Y se respetó la norma pero ello condujo a una extensión del tiempo de producción notable. Se impuso la innovación ralentizando su desarrollo.

Submarino Clase Papa desde el plano lateral

Producto de tan curada obra de ingeniería se obtuvo un submarino muy rápido, pudiendo alcanzar los 82,8 km/h de velocidad en inmersión. Además, al estar construido en una aleación de titanio, no era magnético, lo que le confería una protección frente a minas magnéticas o detectores de anomalía magnética (MAD).

Submarino Clase Papa en 1983Submarino nuclear de ataque soviético K-222 en 1983

Sin embargo, la alta velocidad que podía alcanzar era azotada por una contra mayúscula. Y es que emitía un ruido escandaloso el cuál tumbaba la ventaja de la baja detectabilidad y además el propio ruido deterioraba el casco.

Y para colmo, el titanio del casco lo convertía en un carísimo ejemplar de desarrollo y construcción.

Pero fruto de esta promesa submarina fallida se aprendieron importantes lecciones para el desarrollo de armas antisubmarinas más avanzadas por parte de la Marina Estadounidense.

4 – Caza a reacción supersónico experimental Sukhoi Su-47 Berkut

Y viajamos de la inmensidad del vasto océano a la grandeza de los aires. Es turno de hablar del caza Su-47 Berkut, conocido también como «Águila dorada» o «Firkin» por su nombre en código de la OTAN.

Su-47 en demostración aérea en 2019

Fue un prometedor caza que llegó al mundo en un momento crítico para la economía rusa. Producido por el grupo aeroespacial ruso Sukhoi Corporation. Gozaba de un diseño disruptivo. Sus alas en forma de flecha invertida las cuáles le conferían una mayor maniobrabilidad.

Pero nuevamente su innovador diseño que le dotaba de ese carácter tan regulable y operativo le sometía a una altísima tensión en las alas.

Su-47 o Firkin volando

Requiriendo de materiales mucho más resistentes para su producción. Y ello en un momento muy vulnerable de la economía rusa. Todo ello condujó a poner punto y final al proyecto.

Pero nuevamente valiosas lecciones serían las que dejaría de herencia para su vanguardista predecesor, el Sujói Su-57.

3 – El prototipo de tanque Black Eagle o Águila Negra

Y bajamos de los cielos a nuestro ecosistema natural, la Tierra pero arrastrando parte del espíritu de los aires. Designado por la oficina de diseño como Obiekt-640 o «Objeto 640». Este ambicioso proyecto de tanque se propulsaba con motor de turbina de gas. Pero no era la única gran innovación. Destacaba además en su protección. Un impresionante blindaje en el casco y la torreta basado en el sistema de blindaje reactivo-explosivo conocido como Kaktus. El blindaje reactivo es aquel que reacciona al impacto balístico y de armas disminuyendo los efectos del impacto de forma activa. Y hablando de activa, estaba dotado con un sistema de protección activa Drozd-2 capaz de enfrentar misiles guiados antitanque o granadas activas lanzadas por morteros antitanques manuales. A pesar del fuerte carácter innovador de este prototipo, el Black Eagle o Obiekt-640 nunca fue aprobado para su producción en serie.

Prototipo del tanque Black Eagle (Obiekt-640)

2 – El transbordador espacial Spiral, MiG-105 o EPOS

El transbordador espacial Spiral, MiG-105 o EPOS
El transbordador espacial Spiral, MiG-105 o EPOS en el Monino Air Force Museum

El transbordador espacial Spiral más recordado por su apodo de «podo», es decir, «Lapot» o zapatilla fue un avión orbital espacial desarrollado como una respuesta soviética a los proyectos estadounidenses abortados del North American X-15 y el avión espacial Boeing X-20 Dyna-Soar. El avión contaba con una conexión a un propulsor de combustible líquido y estaba pensado para ser lanzado desde un avión hipersónico. Esta promesa de avión espacial tan solo llego a realizar unas escasas pruebas atmosféricas antes de ser desplazado por el transbordador Buran con mayor capacidad, tamaño y propulsado por cohetes. Sin embargo, las innovadoras ideas introducidas con esta creación podrían renacer en un futuro.

 

1 – El monstruo del Caspio o Ekranoplano

Y luego de estar entre los cielos, los mares, la tierra y hasta el espacio, que podría morar en el final de esta lista… Pues una bestia ingenieril que casi se podría considerar una fusión de todas las creaciones anteriores. Un anfibio, un espectacular híbrido que combinaba las características de un avión, de un hidroavión y un aerodeslizador para literalmente volar sobre el agua. Hablamos del impresionante ekranoplano. Un monstruo más grande que un avión de pasajeros. Con 74,06 metros de longitud. 18,9 metros de altura y una envergadura de 43,9 metros era capaz de atacar de manera terminante desplazándose a la friolera de 550 km/h.

El Ekranoplano o Monstruo del Caspio

El ekranoplano no solo era veloz y contundente sino que había heredado además genes de auténtico carguero siendo capaz de transportar hasta 100 toneladas de carga o en su defecto, 6 misiles antibuque Moskit. Con todas estas sobresalientes características pocas cosas podían ser un impedimento para su desarrollo en serie, pero había una que es reiterativa, exacto, su precio. Su producción era carísima por lo que únicamente se produjo una unidad. Aunque para los que se enamoraron de esta insólita obra ingenieril tenemos buenas noticias. Sus fabricantes anunciaron al mundo en 2015 que una versión renovada del ekranoplano estaba en camino. Desde CAOXMOS estaremos para darte a conocer esta versión así como otras grandes innovaciones tecnológicas.

Imponente ekranoplano en pleno ataque

Aclaraciones finales

Desde CAOXMOS tratamos de evitar los temas relacionados con la guerra. Somos muy partidarios de hacer el amor y no la guerra pero también sabemos que estamos tratando con historia. Y todo conocimiento es bienvenido ya que de por sí no implica maldad. Dicho esto, espero que el artículo haya despertado aún mas tu curiosidad y nos vemos en el próximo!

Related posts

¿Que pasaría si las hormigas se extinguieran?

Caosmos

La curiosa historia del Monte Testaccio

Caosmos

No creerás como lavaban los coches en 1924

Caosmos

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más